Tocar la puerta del cielo y que me abras tú

Al menos una vez al mes debería tener el derecho de tocar la puerta del cielo y que la abrieras tú. Al menos una vez al mes deberia tener el derecho de gritarte, si, de gritarte tan fuerte que se enteraran hasta en la tierra.

Gritarte por qué de todos los habitantes de la tierra te eligieron a ti, por qué me dejaste por el camino sin ni si quiera llegar a la universidad, por qué te atreviste a dejarte más de las mitad de los consejos sin contarme, por qué tendré que vivir el resto de mi vida con tu recuerdo y no contigo, por qué si te sabías todas lecciones de la vida las tendré que aprender yo sola, por qué podré presumir de ti pero jamás demostrar que digo la verdad. 

Una vez al mes debería descubrir dónde están las escaleras para subir al cielo. Pero hasta que no te pueda gritar a ti, me seguiré enfadando conmigo porque todavía no he hecho las paces con la vida. Ni lo haré hasta que me de una razón tan grande como el vacío que me has dejado. 

Una vez al mes, y cada día de la semana, te quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s