Todos nos merecemos un destino

Todo el mundo debería permitirse alguna vez en su vida soñar con andar al compás de otros pasos, escapar del bullicio y de la rutina con su persona favorita, emplear los domingos haciendo desayuno para dos y alargando los 5 minutitos más en la cama hasta el lunes, salir de trabajar y que te esperen en casa con una sonrisa que te haga olvidar todo, sentir que la vida tiene todo a tu disposición para que seas feliz.

Al igual que la vida debería tener el deber, al menos con quien se lo merece, de convertir los sueños de esa persona en destino.

Y sucede, un día te ves eligiendo el color de la pared de vuestra habitación y reservando las vacaciones. Entonces es cuando vuelves a creer, te has ganado tener todo lo que quieres y no necesitas más. Porque tienes el mundo a tus pies y a ella dándote los buenos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s