“La vida es como el Atleti, injusta y con regalos”

“La vida es como el Atleti, injusta pero con regalos”, leí una vez en un periódico y hasta ese momento no fui consciente de la razón que llevan las generaciones que tengo por delante cuando dicen que el Atleti es una forma de vida. El Atleti es sobrevivir, y a ratos vivir.

Ayer en el Barclaycard Center viví como a las puertas todos los aficionados hicieron una piña en la calle y sólo se veía el rojo y blanco y sólo se escuchaban cánticos, risas, gritos. Da igual que no estuviéramos en nuestra casa, el Calderón se traslada a dónde vamos nosotros. Me sentí parte de una familia, a las 8 de la tarde no me importaba quedarme con las ganas de celebrar una Champions porque en ese momento estaba celebrando la vida. Miles de corazones bailaban al mismo ritmo que el mío y creían con las mismas fuerzas que yo. Y deduje que eso es lo que siente cuando lo tienes todo, cuando estás viviendo.

Reviví cuando empatamos, ahí creía vaya que si que creía… Podíamos ser lo más grandes de Europa esa noche, ya teníamos la mitad hecha sólo necesitábamos seguir empujando. La ilusión y las ganas se podían masticar en el ambiente. Padres ya soñaban con llevar a sus hijos en los hombros a Neptuno y abuelos viviendo en paz viendo a su equipo lograr lo que nunca.

Pero no nos quedó más remedio que sobrevivir, sobrevivir a una tanda de penaltis dónde te la juegas a todo o nada. Y yo ya sólo veía a esos padres que minutos antes soñaban limpiando las lágrimas a sus hijos, a hombres que probablemente jamás se habían permitido llorar ni delante de su madre lo estaban haciendo rodeados de miles de personas, niños, adultos, primos, sobrinos, novias, maridos… Vi abrazarse a aficionados que no se conocían, llorar a niños en los hombros de personas que no eran su familia, vi a gente levantar la cabeza de quién tenía al lado y obligarle a mirar al frente y seguir andando.

Ayer no fuimos los más grandes de Europa, pero a las 12 de la noche me seguía dando igual porque tenía en mis manos lo más grande de la vida, las ganas de querer con locura, de creer y de luchar. Y seguiremos andando juntos porque eso los que nos diferencia, seguimos sobreviviendo cuando la vida nos arrebata la opción de vivir.

13329713_1715013872114820_1077697581_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s